FRÍAS: QUÉ VISITAR

PUERTAS y RECINTO AMURALLADO

La Muralla ya se cita en un documento del Monasterio de Vadillo del 1211, por lo tanto es inmediatamente posterior a la construcción del castillo. Defendía toda la muela de la Ciudad hasta la Iglesia de San Vicente, que en su torre tenía almenas de defensa. Desde aquí seguía una muralla baja que por delante de las casas construidas sobre roca se unía a la Puerta de la Cadena.

De esta contra muralla solamente quedan restos en alguna de dichas casas, por ejemplo en la Casa de Cultura, donde se ve en perfecto estado, una puerta de acceso al paseo de Ronda. Sabemos que en dicha Muralla, existían tres puertas que daban acceso a la Ciudad: la de Medina, la del Postigo y la de la Cadena.

PUERTA DE MEDINA
La más cercana al Castillo, iba desde la Calzada romana, junto al Convento de San Francisco por una vía al oeste y bajo el Castillo.

LA PUERTA DEL POSTIGO
Cercana a la Iglesia de San Vicente, era una portezuela bajita y estrecha que servía para hacer salidas nocturnas. A esta puerta se bajaba por un atrincheramiento abovedado construido sobre ella, que con el tiempo ha desaparecido. Se reconstruyó en el año 1997 asemejando a la Puerta de Medina. De ésta sólo quedan las jambas.

PUERTA DE LA CADENA
La Puerta de la Cadena estaba unida al Paseo de Ronda, y era la entrada principal del centro de la ciudad.